“Mientras el club siga creciendo, seguiré aquí”

 

Esta frase es ni más ni menos que de “Cholo” Simeone, sin duda alguna uno de los mejores entrenadores de la actualidad y al que por tanto no le faltan novias. El Atlético es un club grande y poderoso pero no podemos negar que económicamente y por historia se encuentra un paso por debajo de otros clubes, no necesariamente españoles.

Hace poco respondió a una pregunta sobre su continuidad diciendo que mientras el club siga creciendo, él no va a tener ningún problema en continuar. Pero, ¿qué hace falta para que esto se cumpla y el club siga creciendo y por tanto retenga a Simeone?

Tiene que seguir vendiendo porque llegarán ofertas irrechazables por jugadores buenos que querrán irse para mejorar sus emolumentos, pero tiene que seguir comprando jugadores de futuro que están haciendo un gran trabajo en el presente. Un buen reflejo de esto son Moyá y Griezmann.

Es decir, tiene que sacar dinero por sus ventas pero reinvertirlos en un porcentaje alto para mantener ese nivel, si gana 45 por lo menos reinvertir 30. Mantener la base vertebral del equipo, en este caso Godín, Gabi, Koke, Arda y añadir jugadores tanto de cantera como de un nivel algo más bajo de lo que tenía pero siempre a la altura. Probablemente Felipe Luis sea mejor lateral izquierdo, pero Siqueira y Ansaldi están a un nivel parecido, no el mismo, pero pueden suplir su baja. Igual con la mayoría de salidas que ha habido. La más difícil y la que más ha podido notarse la de Diego Costa, pero se están repartiendo bien los goles entre Raúl García, Mandzukic y Torres ahora.

Otro punto es la cantera, Saúl es un ejemplo, pero tiene que seguir creciendo para que sigan saliendo jugadores. Hoy jugadores como Koke, Gabi o Torres son algunos de la base del equipo pero no se puede parar de sacar futuribles titulares. Para eso también ayuda la llegada del empresario chino que ha dejado 45 millones para empezar en las arcas atléticas.

Hambre. Es lo principal, mientras los jugadores sigan creyendo en el Cholo y en su sistema y su forma de ver el fútbol es complicado y lo seguirá siendo, ganarle al Atlético, en cualquier circunstancia y por muchas bajas que haya pues pelearán por cada balón, dejarás que crees pocas ocasiones y en ataque crearán las suyas para llevar máximo peligro en cada una.  Cuando los jugadores no asuman ese sacrificio, dejará de ser el Atlético tal y como lo conocemos hoy.

¿Cómo actuar ante un partido importante?

 

Cuando llega el momento de enfrentarnos a un partido importante, ya sea porque nos enfrentemos a algún equipo de los de arriba, nos enfrentemos a una final o a un equipo con nombre ante el que queremos dar una buena imagen, normalmente tratamos de hacer cosas que habitualmente no hacemos lo que nos lleva a vernos algo más nerviosos de lo habitual y a pasar ese nerviosismo a los chavales.

Durante la semana de entrenamiento no debemos de cambiar toda nuestra planificación, trabajar igual que siempre, reforzando o poniendo hincapié en nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades y los puntos fuertes del rival y sus debilidades para lo cual tendremos hecho un análisis previo.

Soy de la opinión de que no debemos cambiar nuestra forma de jugar por el rival, pero sí realizar pequeñas modificaciones para hacer más daño al contrario. Pongo un ejemplo, personalmente me gusta presionar al rival y no dejo que juegue la pelota atrás cuando saca el portero, obligo a pegarle arriba. En nuestro caso, al rival le cuesta sacarla desde atrás jugada, por tanto le digo a mis jugadores que le permita al portero que juegue con sus defensas, pero en el momento que suelta la pelota voy  a ir a presionarlos.

Esta es una pequeña modificación de mi presión llevada por un análisis, en la que el equipo rival intenta jugarla desde atrás pero aún así a los rivales les cuesta, yo intento provocar para que jueguen abajo, cerca de su portería, para robar yo lo antes posible y lo más cerca del gol.

La motivación es importantísima antes de un partido clave, pero no en exceso. Esto no lo tiene todo el mundo, que no es un buen comunicador. Muchos se meten una hora entera dentro de un vestuario con chicos de 10 años para hablar, hablar y hablar. Imposible que se queden con las ideas claves. Otros hablan de una forma a los chicos demasiado técnica o demasiado adulta, con palabras de las que los niños no saben su significado.

La clave está en reírse, evadirse un poco de los nervios, ver que no pasa nada y que se va a jugar para cuando quede el tiempo que consideremos adecuado empiecen a cambiarse, posteriormente damos nuestra charla, corta, clara y concisa, no más de 5 minutos es lo adecuado, para salir a calentar. Justo antes de empezar decir las 2 ideas claves que se quieren en defensa y ataque y a jugar.

¿Qué decir en la charla? Pues  verdades. Todos son chavales, iguales unos a otros, que evidentemente juegan algunos mejor y otros peor. Nosotros (hablo por mí) vamos a intentar tener la pelota y hacerlos correr un rato, por muy grande que sea el equipo al que nos enfrentemos, y cuando no la tengamos no los vamos a dejar a jugar. No se van a sentir cómodos en ningún momento.

No dejar fuera a un niño al primer fallo, al revés, si falla transmitirle que no pasa nada, que hay que seguir y cuando llegue el momento de cambiarlo explicarle que hay que hacer para no cometer más fallos y que pueda volver a salir a motivado en caso de cambios volantes o para el próximo partido no perderlo anímicamente.

La vuelta del niño

 

Que Fernando Torres vuelve al Atlético de Madrid no es ninguna primicia. De hecho cada año que iba pasando estaba más cerca de volver a recalar en su equipo de siempre e incluso en alguno de menor categoría y esto no es ni más ni menos que su bajo rendimiento en las últimas temporadas.

Desde que salió del Liverpool poco o nada es lo que ha hecho Torres para sus equipos y con la selección. Es cierto que ha sido uno de los delanteros más importantes de este país, que en Atlético y Liverpool fue muy determinante y sobre todo goleador, que gracias a su estado de forma España consiguió una Eurocopa en un balón que se daba por perdido entre un defensa cubriendo la pelota para que el portero la cogiera en su salida al suelo, pero desde hace 4 años poco es lo que sabemos de “El niño”.

 

Esto ha beneficiado su llegada al equipo rojiblanco. Salió del Chelsea al Milán porque no contaba para Mourinho pero el equipo italiano tampoco ha tenido problema en desprenderse de él. Al Atlético le llega en el momento propicio, con un precio bajo y pocos problemas para su llegada.

Lo que deja más dudas ahora será su rendimiento pero lo que crea más expectación es que la mayoría creemos que el entrenador idóneo para sacar lo máximo de un futbolista es el Cholo Simeone. Probablemente veamos a un Torres renovado y más joven que sea capaz de tener unos números goleadores más que decentes ya que el Atlético cuenta con grandes asistentes y un sistema de juego que crea muchas ocasiones.

Trabajo tendrá que tener porque sino poco va a jugar y normalmente con trabajo llegan los resultados. ¿Volveremos a ver a El niño que se fue del Atlético?